De intercambio en Madrid

Las aventuras de un SICUE gallego en la Villa y Corte

31.1.07

Gerald Durrell. In memoriam


El autobombo que me di ayer a causa del seminario me ha hecho retrasar hasta hoy el comentario dedicado a la memoria de Gerald Durrell, muerto ayer hace 12 años a la edad de 70. Por si algún analfabeto funcional no cae en la cuenta de quién es, recordar que fue un eminente naturalista inglés y escritor de decenas de libros, de los que los más famosos son los de la serie autobiográfica de Mi familia y otros animales.
Hijo de un ingeniero dedicado al servicio del Imperio, Gerald Durrell nació en Jamshedpur (Bihar, India), pero a la muerte de su progenitor sólo tres años más tarde su familia regresó a Inglaterra. En 1935 toda la familia (compuesta de una madre, cuatro hermanos y un perro) se mudó esta vez a la isla griega de Corfú, de la que volvería de nuevo a Londres ante el inminente estallido de la II Guerra Mundial.
A la edad de 20 años entró a trabajar como aprendiz en el zoológico de Whipsnade, y sólo dos años más tarde (Dios mío, y pensar que con un año más yo todavía estoy en pañales...) se embarcó hacia el Camerún británico en la primera de muchas expediciones dedicadas a la captura de animales para zoos de todo el mundo. Durrell se dio cuenta de que la función de los zoos debía dejar de ser sólo entretener a la gente, si no colaborar con la conservación de especies amenazadas. Esta idea revolucionaria para la época le valió la enemistad con los directores de los zoos de la época, por lo que en 1958 decidió fundar su propio zoo en la isla de Jersey.
Entremedias, encontró tiempo para casarse con Jacquie, colaboradora suya en muchas expediciones y protagonista de muchas de las deliciosas historias de sus libros, pero que acabó abandonándole debido a la obsesión de Gerald por el trabajo y a sus problemas con el alcohol. Se casó con su segunda mujer, Lee, en 1979.
Asociada al zoo nació la Jersey Wildlife Preservation Trust (hoy Durrell WPT), dedicada a buscar fondos para los programas de conservación del zoo y a la formación de personal para proyectos de conservación en terceros países, sobre todo en lugares en vías de desarrollo, donde la biodiversidad suele estar más amenazada.
Gerald Durrell murió por complicaciones aparecidas tras un transplante de hígado, agotado por el trabajo de campo por todo el mundo y consumido por el ardor del whisky y la ginebra. Si bien su vida privada no ha sido todo lo deseable que pudiera ser, su magna obra a favor de la conservación de la naturaleza en todo el mundo, y los buenos momentos que con sus libros nos ha hecho pasar a millones de personas, merecen que se le recuerde con orgullo.Uno, que es como es, desearía que los personajes a los que admira fuesen también un ejemplo para los demás en lo personal, porque además espero llegar a conoces a estos mis ídolos en el Cielo (modesto que es uno). Pero es lo que hay, así que no me queda más que el consuelo de rezar por su alma de vez en cuando. Y hoy, como favor especial, te pediría que lo hicieses tú también.

2 comentarios:

At 18:33, Anonymous De trasplante de cabello said...

Salvar es uno de los expertos top mundos pérdida de cabello, él personalmente durante años como una víctima de la pérdida del cabello a una edad temprana en busca de maneras de contrarrestar el nacimiento del pelo adelgazamiento siempre frontal y desde entonces ha utilizado su propio viaje personal para ayudar a otros que sufren de pérdida de cabello. Salvar ha experimentado con todo tipo de medicación de pérdida de cabello y tratamientos antes de que finalmente tuvo un trasplante de cabello.

 
At 12:51, Anonymous Anónimo said...

http://hapna.com/pre/buypropeciaonline/#39642 cheap propecia online canada - generic propecia new zealand

 

Publicar un comentario

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Home