De intercambio en Madrid

Las aventuras de un SICUE gallego en la Villa y Corte

10.6.07

La Björk de Coruña...


Acabo de volver de la Plaza Mayor, donde he asistido con mi madre a un concierto de Mercedes Peón; primicia de las Fiestas del Corpus 2007. Quise compararla con la islandesa por su peculiar estilo de gritos y letras sin rima y a ratos casi absurdas. Sin embargo, se aprecia un gran trabajo detrás de cada canción; y sus músicos son realmente de primera división.
Si bien la Plaza estaba repleta de orensanos bastante venerables, nosotros nos encontrábamos en el sector reicentolo, desde el que se vivía el concierto con mayor intensidad. Mercedes consigue en bastantes de sus composiciones conectar con el pulso rítmico de la música primitiva, semejante sin duda a la melodía perfecta del cuento de Arthur C. Clarke. No es de extrañar que varias chicas, ayudadas sin duda por el calimocho y los porros, se dejaran llevar agitándose como en éxtasis, recordando a un grupo de Ménades buscando a un Penteo al que destripar. Aullaba acompasadamente el pastor alemán de los hippies que, Estrella en mano, disfrutaban del concierto sentados al pie del escenario...
Lo he pasado bien, vaya; pero creo que mañana será aún mejor.

1 comentarios:

At 11:18, Blogger ARP said...

Yo no trago a Mercedes Peón: su música, quiero decir. Describes muy bien el único modo posible de valorarla.
Muy bueno lo de las ménades y lo del pastor alemán.

 

Publicar un comentario

<< Home